EE. UU. se reincorporará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en enero

Está previsto que Estados Unidos regrese al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en enero, después de que la antigua Administración Trump se retirara del controvertido organismo en 2018.

«Trabajaremos duro para asegurarnos de que el consejo defienda sus más altas aspiraciones y apoye mejor a quienes luchan contra la injusticia y la tiranía en todo el mundo», dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en un comunicado después de la votación del jueves. “El camino hacia la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales estará lleno de desafíos”.

Washington obtuvo 168 votos a favor, mucho más de la mayoría simple necesaria de 97. Eritrea, con 144 votos, fue el más bajo entre los 18 nuevos países elegidos para el Consejo.

La enviada de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, dijo que regresar al Consejo cumple con la promesa de campaña del presidente Joe Biden de reunirse con el organismo a fin de garantizar que funcione para cumplir con su mandato.

«Usaremos todas las herramientas a nuestra disposición, desde la presentación de resoluciones y enmiendas hasta el ejercicio de nuestro voto cuando sea necesario», dijo el embajador Thomas-Greenfield en un comunicado. “Nuestros objetivos son claros: apoyar a los defensores de los derechos humanos y denunciar las violaciones y abusos de los derechos humanos”.

Una de las principales críticas al Consejo de Derechos Humanos es que algunos de esos violadores de derechos son miembros del organismo, una crítica que reconoció el secretario Blinken.

“El consejo proporciona un foro donde podemos tener discusiones abiertas sobre las formas en que nosotros y nuestros socios podemos mejorar”, dijo. «Al mismo tiempo, también adolece de graves defectos, incluida la atención desproporcionada a Israel y la membresía de varios Estados con un historial atroz en derechos humanos».

Blinken dijo que los Estados deben rechazar los intentos de «subvertir los ideales sobre los que se fundó el Consejo de Derechos Humanos».

«Estados Unidos no debería otorgar su legitimidad a un organismo que incluye a perpetradores de abusos contra los derechos humanos como China, Venezuela y Cuba», dijo el senador estadounidense Jim Risch, el miembro republicano de mayor rango del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta. «Además, el Consejo continúa gastando de manera desproporcionada la mayor parte de su tiempo y atención persiguiendo a nuestro aliado, Israel».

El enfoque del Consejo en el trato de Israel a los palestinos fue una de las principales razones por las que la administración Trump se retiró en 2018.

Voto incontestado

En total, 18 países se postularon para los 18 escaños disponibles en el Consejo de 47 miembros con sede en Ginebra, lo que hizo que el resultado fuera una conclusión inevitable, lo que generó algunas críticas.

«El hecho de que no exista competencia en la votación del Consejo de Derechos Humanos de este año, convierte en una burla el uso del término ‘elección», explicó Louis Charbonneau, director para la ONU de la organización Human Rights Watch (HRW, por sus siglas en inglés).

Además señaló que «permitir que abusadores seriales de derechos como los Emiratos Árabes Unidos, Camerún y Eritrea se unan al Consejo, para unirse a otros abusadores serios como China y Rusia, envía una señal equivocada sobre el máximo organismo de derechos de la ONU».

Los miembros recién elegidos son: Benin, Gambia, Camerún, Somalia y Eritrea, por África; India, Kazajstán, Malasia, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos; de la región de Asia y el Pacífico; Lituania y Montenegro por Europa del Este; Paraguay, Argentina y Honduras en América Latina y el Caribe; Finlandia, Luxemburgo y Estados Unidos del grupo conocido como Europa Occidental y otros.

La toma de posesión de sus asientos tendrá lugar el 1 de enero de 2022 por períodos de tres años.

Cuerpo imperfecto

Se espera que los países que se unan al Consejo “mantengan los más altos estándares en la promoción y protección de los derechos humanos” tanto en el país como en el extranjero.
El historial de derechos humanos de Washington también fue objeto de algunas críticas internas.
“La elección incontestada de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos no cambia el hecho de que estamos muy atrasados en nuestras obligaciones internacionales de derechos humanos”, dijo Jamil Dakwar, director del programa de derechos humanos de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles. «Desde poner fin al encarcelamiento masivo hasta desmantelar el racismo sistémico y proteger los derechos de los inmigrantes, la Administración Biden debe tomar medidas audaces para promover los derechos humanos y la justicia racial en el país y en el extranjero».

Fuente: La voz de américa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s