Brasil: el proceso secreto para cambiar la política de derechos humanos.

La administración del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, debe garantizar que cualquier debate sobre el cambio de las políticas de derechos humanos del país se lleve a cabo de manera transparente, con consultas significativas y participación de la sociedad civil y los grupos particularmente afectados, dijo Human Rights Watch.

El gobierno de Bolsonaro ha establecido un grupo de trabajo para proponer cambios al Programa Nacional de Derechos Humanos, la declaración más importante de la política de derechos humanos en Brasil. El grupo de trabajo no incluye representantes de la sociedad civil, el Congreso o el sistema de justicia, y todas sus discusiones son secretas.

El gobierno de Bolsonaro, que ha impulsado una agenda anti-derechos, ha anunciado que planea cambiar el Programa Nacional de Derechos Humanos en absoluto secreto y sin la participación de quien no esté de acuerdo con sus políticas”, dijo María Laura Canineu, directora de Brasil. en Human Rights Watch. “Dado el deplorable historial de derechos humanos de la administración, existe un riesgo real de que el resultado de este proceso secreto sea desastroso para la protección de los derechos humanos en Brasil”.

los Programa Nacional de Derechos Humanos establece una hoja de ruta de principios y medidas para mejorar la protección de los derechos y libertades, y ha sido la base de políticas de respeto a los derechos.

El 10 de febrero de 2021 la ministra de la mujer, la familia y los derechos humanos emitió un regulación crear un grupo de trabajo para revisar el Programa Nacional de Derechos Humanos y proponer cambios.

El reglamento prohíbe la divulgación de cualquier información sobre las discusiones del grupo hasta que finalice sus actividades, en noviembre. Los 14 miembros del grupo son todos representantes del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos. Pueden invitar a representantes de organismos públicos o privados a sus reuniones, pero estos invitados no tendrán derecho a voto.

Brasil ha puesto en marcha tres Programas Nacionales de Derechos Humanos desde el fin de la dictadura (1964-1985). Los tres fueron redactados tras una amplia y transparente consulta pública.

Para la última revisión, el gobierno federal del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva estableció en 2008 un grupo de trabajo integrado por representantes de la sociedad civil, comisiones de derechos humanos del Congreso, fiscales, jueces y defensores públicos, además del poder ejecutivo. . El grupo de trabajo organizó una conferencia nacional que examinó y actualizó el anterior Programa Nacional de Derechos Humanos, que data de 2002. Se llevaron a cabo reuniones regionales adicionales.

La administración Lula estimó que 14.000 personas participó en las discusiones.

El actual Programa Nacional de Derechos Humanos fue adoptado en 2010. Uno de sus resultados fue la creación de un Comisión de la verdad para investigar abusos contra los derechos humanos durante la dictadura de Brasil. El presidente Bolsonaro, entonces miembro del Congreso y abierto apologista del régimen militar, opuesto la Comisión de la Verdad. .

Además, el Programa Nacional de Derechos Humanos de 2010 pide proteger a las personas con discapacidad contra la discriminación, reducir los homicidios policiales, brindar educación sobre los derechos sexuales y reproductivos y defender la libertad de expresión, entre otras iniciativas de importancia crítica.

La administración de Bolsonaro ha tratado de socavar todas esas políticas. Ha abierto la puerta a negar la educación inclusiva a los niños con discapacidad y el establecimiento de escuelas segregadas para ellos. Ha fomentado más violencia policial a través de declaraciones públicas y propuestas legislativas. Ha sancionado a los servidores públicos por recomendar mantener servicios de salud sexual y reproductiva durante la pandemia de Covid-19. Y ha buscado procesamientos de personas que criticaron su respuesta al Covid-19.

La administración de Bolsonaro ha tomado otras medidas para socavar la transparencia. En marzo de 2020, suspendió los plazos para que las agencias gubernamentales respondieran a las solicitudes de información pública durante la emergencia de Covid-19 e impidió que los ciudadanos apelaran las solicitudes rechazadas. Y en junio dejó de proporcionar datos completos sobre el número de casos confirmados de Covid-19 y muertes. En ambos casos, la Corte Suprema anuló esas medidas.

El presidente Bolsonaro también ha mostrado importantes hostilidad hacia organizaciones no gubernamentales. En Abril de 2019, decretó la eliminación de la mayoría de los consejos, comités y grupos de trabajo federales que incluían representantes de la sociedad civil. El decreto también eliminó el comité de gobierno encargado de coordinar la implementación del Programa Nacional de Derechos Humanos.

El 12 de febrero, más de 200 organizaciones no gubernamentales brasileñas emitieron un declaración conjunta criticando la creación de un grupo de trabajo para la revisión del Programa Nacional de Derechos Humanos integrado únicamente por representantes del gobierno de Bolsonaro. Presionaron por la revocación del reglamento que creó el grupo.

Fuente: Human Right Watch

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s