Reanudación del Trabajo y la Producción basada en la Economía Digital: La experiencia de China contra la Pandemia

Artículo opinión para el 

I SEMINARIO DE PROPIEDAD INTELECTUAL EN LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

Autor: Pan Deng 

La pandemia del COVID-19 está muy extendida en todo el mundo, lo que representa una grave amenaza para el desarrollo económico y social a la vida normal de las personas. Como el primer país del mundo que enfrentó el coronavirus, China ha experimentado colosales pruebas y presión de la opinión pública.

Cuando la campaña contra el virus en China estaba en el momento más tenso y difícil, muchos países latinoamericanos nos expresaron su apoyo a través de notas diplomáticas, llamadas telefónicas de líderes políticos, así como donaciones por parte de gobiernos y civiles. También confirmaron los esfuerzos del gobierno chino en la lucha contra la pandemia y expresaron reiteradamente su oposición contra la discriminación a los ciudadanos chinos. La Unión de Estudiantes Peruanos en China envió sus videos de condolencias a la División Iberoamericana de la Asociación de Exalumnos Retornados del Extranjero. El ilustrador peruano Vianhue también dibujó caricaturas en las que la gente de todos los países se preocupaba por China y la ciudad de Wuhan. Nuestra asociación remitió inmediatamente este valioso apoyo a todos sus miembros a través de nuestro sitio web oficial y al mayor número posible de chinos que están superando dificultades a través de las estaciones nacionales de radio y televisión.

Aunque la prevención de la epidemia en algunos países y regiones está relativamente bajo control, el virus sigue extendiéndose y arrasando por todo el mundo y el shock que genera ha retrasado los campos políticos, económicos y sociales. América Latina se ha convertido reiteradamente en la zona más afectada y todavía no hay un «punto de inflexión» a la vista. La nación china aprecia mucho la gratitud y siempre recordaremos el valioso apoyo brindado por los hermanos y hermanas latinoamericanos en tiempos difíciles. La nación china enfatiza la sinceridad. Cuando los amigos se encuentran en dificultades, sin duda nos echaremos una mano. Ya en abril de este año, a petición del lado peruano, China envió un grupo de expertos médicos anti-epidémicos al Perú, uno de los dos únicos grupos de expertos en América Latina. Hoy día, la primera vacuna contra el COVID-19 del mundo que ha sido desarrollado por China también ha entrado en ensayos clínicos fase III en Perú. Se espera que los peruanos y los chinos compartan al mismo tiempo la restauración de la salud, ciencia y tecnología. Estos son sólo dos ejemplos de China y América Latina ayudándose mutuamente en la lucha contra la pandemia y también explican el verdadero significado de una comunidad con futuro compartido.

Hoy, el Dr. CARLOS TELLO MALPARTIDA y el Sra. Magister LUZ CASTAÑEDA PÉREZ me invitaron a compartir con los presentes la experiencia de China en el uso de la economía digital para luchar contra la epidemia y reanudar la producción. Aunque no soy un experto en este campo y también sé que lo que un país hace no debe y no puede replicarse en otro, como un observador, sólo quiero dar información a mis compañeros basado en los sucesos a mi alrededor, combinadas con mis sencillas ideas.

Estimadas académicas y académicos, profesoras y profesores,

La evolución de la historia mundial desde la revolución industrial en el siglo XVIII ha demostrado que cada revolución tecnológica y transformación industrial tendrá un gran impacto en la división internacional del trabajo y las relaciones internacionales de producción, se convertirá en la fuerza impulsora central de la política económica mundial y el desarrollo social.

En los últimos cinco a diez años, una nueva generación de tecnologías de la información ha profundizado en diversos campos del desarrollo económico y social de manera extensa y profunda, especialmente en las áreas de inteligencia artificial, información cuántica, comunicación móvil, Internet de las cosas, blockchain, etc, y también ha impulsado el rápido desarrollo de la economía digital. Están surgiendo nuevas tecnologías, nuevas industrias, nuevos formatos y nuevos modelos, lo que hace que el mapa de innovación global y la estructura económica mundial sean reconstruidos, y la estructura de distribución internacional de la productividad esté experimentando los cambios más significativos desde la Segunda 

Para la Cumbre de Líderes del APEC del año pasado, más de 20.000 representantes de diversos países e instituciones se prepararon para  debatir temas como la economía digital junto con los líderes de los países miembros. Por invitación de un periódico local, escribí un artículo titulado APEC y China, Chile y el futuro. En la tercera parte del artículo, escribí sobre la construcción de la conectividad regional a través del desarrollo de la economía digital, y sobre esta base, la integración de cadenas de suministro, cadenas industriales, cadenas de valor y cadenas de ventas con el fin de lograr un crecimiento sostenible e inclusivo en los países afectados. Aunque la reunión fue finalmente cancelada, este artículo fue publicado después de una breve modificación en la revista PUNTO.CN. El contenido de esta parte se ha conservado por completo. Los compañeros interesados pueden consultarlo.

Debido a que solamente en pocas regiones están en curso la investigación y el desarrollo de las tecnologías de la información de nueva generación y el cultivo de la economía digital, hay países que son buenos en la observación y el aprendizaje pero que no son capaces de gestionar de forma independiente, por lo que estos países se han dado cuenta de su importancia y han lanzado sus propias estrategias nacionales de información y comunicación. Sin embargo, con la excepción de algunos políticos y profesionales con visión más profunda, la mayoría de ellos todavía carecen de un profundo entendimiento de esto, por lo que son incapaces de conocer las necesidades reales de su país para la nueva generación de tecnologías digitales y de comunicación (TICs). Esta situación epidémica nos proporciona una escena para el pensamiento en profundidad y el diseño a largo plazo.

Por ejemplo, en las zonas en las que han aparecido personas infectadas, pero que la transmisión comunitaria aún no se ha producido, la investigación epidemiológica debe llevarse a tiempo, es decir, detectar «el infectado previo» y «el infectado derivado» de cada persona infectada y deben determinarse rápidamente para intervenir rápidamente en la cadena de transmisión entre casos. Sobre esta base, se deben rastrear y gestionar los contactos cercanos en esta cadena, lo cual es muy importante para evitar la propagación de la epidemia en la medida de lo posible. La reanudación del trabajo y la producción inevitablemente traerá el flujo de personas a gran escala, lo que también hace posible que todos los pacientes que no producen anticuerpos se vuelvan susceptibles a la infección mientras haya una persona infectada.

Por lo tanto, es muy importante identificar, rastrear y gestionar con precisión a los pacientes confirmados, pacientes sospechosos y portadores de virus asintomáticos infectados con coronavirus y sus contactos cercanos. En áreas de China, se promovió el uso de plataformas de información como el código de salud personal. Los residentes solicitan códigos de salud electrónica a través de la plataforma en línea para obtener permisos de viaje y reanudación del trabajo etc. Los departamentos gubernamentales correspondientes, los empleadores y las residencias comunitarias evalúan exhaustivamente los niveles de riesgo de salud individual para lograr la certificación de salud en períodos especiales.

Según mi observación, los gobiernos locales siempre destacan el apoyo de las tecnologías en la información y confían en la ciencia para la prevención y el control de las pandemias. Específicamente, se refleja por lo menos en los siguientes cinco aspectos.

1. Apoyar el uso del Internet, big data, computación en la nube, inteligencia artificial y otras nuevas tecnologías para el monitoreo y análisis de la situación epidémica, rastreo del origen del virus, ubicación de pacientes, de movimiento de personal y de gestión comunitaria para llevar a cabo la prevención y el control científico y preciso de la epidemia.

2. Apoyarse en la plataforma de Internet para llevar a cabo el acoplamiento preciso de la oferta y la demanda de materiales médicos de prevención epidémica, así como la producción eficiente, la coordinación integral y la gestión de la recolección.

3. Organizar empresas de tecnología informática e instituciones de investigación científica médica para buscar de manera combinada la solución a problemas clave, y utilizar inteligencia artificial, big data, informatización y otras tecnologías para acelerar la velocidad de detección y diagnóstico del virus, así como la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas, la prevención, control y tratamiento, es decir, “eficientar” la lucha contra la epidemia.

4. Guiar a las empresas para fortalecer su capacidad de utilización de Internet, hacer uso completo de los recursos de prevención y control de la epidemia y herramientas informáticas en línea, y establecer un sistema de administración para la prevención y el control en conjunto en línea y fuera de conexión.

5. Apoyar y mejorar el servicio minorista en línea y el sistema de distribución de logística durante la epidemia, fortalecer el desarrollo de productos y servicios culturales digitales en diversos campos como libros, cine, televisión, juegos electrónicos, y formar un modelo rico y diversificado de compras y entretenimiento «sin contacto» para garantizar la demanda de productos de primera necesidad en la vida del pueblo y satisfacer sus necesidades espirituales.

Señoras y Señores,

Hace medio año, durante el momento más difícil, dejé la capital donde vivía habitualmente y regresé a mi ciudad natal a más de 1.000 kilómetros de distancia para acompañar a mis padres y a mi abuela, desde donde pude llevar a cabo la investigación del proyecto con mi equipo a través de Internet, realizar videoconferencias con mis colegas de todo el mundo a través de teléfonos móviles, enseñar clases a estudiantes de todo el país a través del sistema desarrollado por la escuela, guiar sus papeles, comprar materiales y enviar y recibir documentos a través de supermercados en línea y entrega exprés. Al mismo tiempo, he estado viviendo con mis familiares mayores durante casi medio año. Esta es una experiencia que no me esperaba después de salir de casa a la universidad hace más de 20 años y que probablemente no se pueda repetir en el futuro. Considero esos días como los más inolvidables y cálidos en mi vida.

No lo supe hasta que me reuní con mis compañeros de clase en mi ciudad natal después del brote. Durante ese tiempo, además de la mayoría del personal médico y de los servidores públicos de base, los empleados de la industria de la comunicación siempre se apegaron a sus puestos. Respondieron de manera proactiva y oportuna a los problemas relativos a su materia remitidos por el servicio al cliente, los medios e Internet, e hicieron todo lo posible para realizar el trabajo de la construcción y mantenimiento. Despacharon de manera oportuna las necesidades de los servicios de red de banda ancha, optimizaron y actualizaron las redes de banda ancha y mantuvieron la fluidez de los canales para consultas comerciales, servicios y reclamaciones. Es necesario aplicar las medidas de garantía específicas para el área de cobertura de la red donde el personal no puede salir debido al confinamiento en la situación epidémica, a fin de proporcionar un entorno de red seguro y estable para la vida cotidiana de las masas populares y la reanudación del trabajo y la producción de las empresas.

Desde esta perspectiva, los medios digitales han desempeñado un papel fundamental en el apoyo y salvaguarda del sustento básico de la gente cuando luchan contra la epidemia en China. Por supuesto, esto se debe al hecho de que aproximadamente en la última década, el gobierno chino ha otorgado gran importancia a las tecnologías de la información y la comunicación, la continua inversión e innovación de las empresas locales en este campo y la aplicación de tecnologías conexas se han popularizado y penetrado en la vida cotidiana de los ciudadanos. Aunque la comunicación entre personas se bloqueó durante la epidemia COVID-19, el buen funcionamiento de la plataforma de información garantizaba el flujo constante de capital, tecnología e información, y también garantizaba que cierta logística pudiera llevarse a cabo sin contacto.

Sin embargo, en la etapa temprana de la epidemia, se expusieron algunos problemas con gran margen de mejora. Por ejemplo, campos de salud pública, como la detección de virus y la telemedicina, campos de seguridad pública como el monitoreo comunitario y herramientas de gobernanza multisocial como drones, plataformas de análisis de datos, inteligencia artificial, 5G y robots de respuesta a desastres públicos.

Algunas escuelas tienen deficiencia con la educación a distancia. Algunas empresas fallan con el teletrabajo, las ventas en línea, la logística y la distribución, por lo que también han aumentado las pérdidas causadas por la epidemia. Mientras tanto, las barreras sociales y las molestias laborales y de consumo causadas por la política de aislamiento de la gente también han cambiado la percepción de la gente hacia la nueva generación de dispositivos móviles.

De hecho, estos problemas se reflejan en varios países a diversos grados, pero sólo porque la tecnología de la información de China tomó forma antes de la epidemia y la economía digital formó un marco básico, es que se pudo llenar rápidamente las deficiencias necesarias, lo que ayudó a generar una victoria rápida por fases y permitió en poco tiempo la entrada de producción en el ciclo de recuperación.

Mis sabios colegas,

Fue durante ese tiempo cuando las actividades sociales se redujeron debido a la epidemia que se me dio la oportunidad de pensar como un académico jurídico. Anteriormente, ya fuera en Europa, Estados Unidos, China y otras partes, las élites sociales, especialmente las de la comunidad de ciencia jurídica, discutían la generación de nuevas tecnologías digitales y de comunicación, que se centraban principalmente en la «conveniencia» o los «derechos humanos». Con la llegada del COVID-19, descubrieron que la tecnología digital y de comunicación ya no es un problema de «bueno o malo», sino un problema de «garantía básica». Porque otros derechos, como el derecho a la salud, el derecho a la educación, el derecho al trabajo, el derecho al ocio y a socializar, ya no pueden ejercerse sin el apoyo de las TICs.

Para el gobierno, la infraestructura tradicional, como el transporte urbano, el transporte transfronterizo, la logística o la energía se han vuelto inflexibles debido a la falta de infraestructura TIC. Con la activación de las TICs, el consumo, el transporte, la conectividad y los servicios públicos pueden fluir en función de la infraestructura tradicional. En la era digital, la infraestructura de las TICs es el elemento principal de la integración del sistema económico en un país o una región.

Por esta razón, es necesario que los colegas que tienen cierta influencia en las políticas públicas de varios países reflexionemos sobre si nuestras respectivas regiones han hecho realmente progresos necesarios en el desarrollo de la infraestructura digital en las últimas décadas. ¿Puede la disposición de la infraestructura digital permitir a nuestro país afrontar el próximo reto como el del «SARS-CoV-2»? Bajo el contexto de que el mundo ha entrado en la era 5G, ¿deberían los países relativamente subdesarrollados seguir posicionándose como receptores graduales de la transferencia de nuevas tecnologías o deberían introducir directamente las últimas tecnologías para ponerse al día con la tendencia de los tiempos?

Es necesario compartir con ustedes que China ya ha respondido positivamente a los problemas antes mencionados disipando la neblina del COVID-19. Ya el 6 de marzo, el Ministerio de Industria e Información de China celebró una reunión especial para «Acelerar la construcción de nuevas infraestructuras». En la realidad, las decisiones de más alto nivel se habían tomado días antes.

Desde el punto de vista tradicional, la «infraestructura» se refiere principalmente a instalaciones de ingeniería que proporcionan servicios públicos para la producción social y la vida de los residentes, es un sistema de servicio público utilizado para garantizar el normal desarrollo de las actividades sociales y económicas en un país o región, y es la base material para la supervivencia y desarrollo de la sociedad. La nueva infraestructura proporcionada por el departamento autorizado actualmente incluye tres aspectos:

En primer lugar, la infraestructura de la información. Se refiere principalmente a la infraestructura generada con base a la evolución de la tecnología y la información de nueva generación, como por ejemplo, la infraestructura de redes de comunicación representada por el 5G, Internet de las cosas, Internet industrial e Internet satelital, la nueva infraestructura tecnológica representada por la inteligencia artificial, la computación en la nube y blockchain, y la infraestructura de energía informática representada por el centro de datos y el centro de computación inteligente.

En segundo lugar, la infraestructura convergente. Se refiere principalmente a la infraestructura convergente formada por tecnologías aplicadas como Internet, big data e inteligencia artificial para apoyar la transformación y mejora de la infraestructura tradicional, como la infraestructura de transporte inteligente y la infraestructura de energía inteligente.

En tercer lugar, la infraestructura de innovación. Se refiere principalmente a la infraestructura con atributos de bienestar público que apoya la investigación científica, el desarrollo tecnológico y el desarrollo de productos, como la infraestructura científica y tecnológica, la infraestructura científica y educativa y la infraestructura de innovación en tecnología industrial.

Cabe destacar que con la revolución tecnológica y la transformación industrial, la vinculación y ampliación de nuevas infraestructuras no son estáticas.

Distinguidos y queridos asistentes en el público,

Desde una perspectiva integral, el estallido de la epidemia COVID-19 constituyó tanto un «impacto» como un «estímulo» para el desarrollo de las economías digitales en diversos países. Entre ellos, los sectores que tienen un alto grado de integración en línea y fuera de conexión y que tienen que completar transacciones en ciclo cerrado a través del mercado fuera de conexión se han visto muy afectados. Sin embargo, esta parte de la oferta y la demanda aún existe, y repuntará fortalecida después del brote. En aquellas áreas donde las actividades en línea puedan reemplazar con facilidad a las fuera de conexión, la aparición de la epidemia las ha estimulado a desarrollarse en contra corriente. 

El beneficio más favorable es que la epidemia ha permitido a los usuarios incrementar los hábitos de consumo en línea. A medida que avanza la lucha contra la epidemia, la dependencia de la gente al Internet para satisfacer sus necesidades de relaciones sociales, de información, ocio, compras y otras necesidades de la vida cotidiana se ha consolidado y la demanda de comercio electrónico como servicio de vida diaria, educación en línea, servicio médico en línea y otros servicios han aumentado significativamente, y sus usuarios se propagan e infiltran gradualmente a residentes en ciudades no tan principales, a grupos de personas de mediana edad, ancianos y otros grupos. 

La digitalización de diversos sectores y el desarrollo de Internet a gran escala se enfrentan a nuevas oportunidades. El papel del internet a gran escala en la gestión de emergencias sociales se tornó relevante por completo durante el período anti epidémico, mejorando en gran medida la conciencia del gobierno y de las empresas sobre el mismo. Por tanto, la digitalización de diversas industrias y el desarrollo de la Internet industrial se enfrentan a nuevas oportunidades.

Por ejemplo, el Ministerio de Industria y Tecnología Informática de mi Gobierno ha solicitado claramente el apoyo a la transformación digital de las empresas, la profundización de la aplicación de nuevas tecnologías como Internet industrial, software industrial (APP industrial), inteligencia artificial y la promoción de nuevos modelos y nuevas formas de producción como «Innovación y Desarrollo (I+D)» coordinada, producción robótica, operaciones remotas y servicios en línea. Se consolidarán aún más las políticas orientadas a la transformación digital empresarial y el desarrollo de Internet industrial.

Seguro que, al igual que en China, después del principio del período especial de «anti-epidemia», el rápido desarrollo de la economía digital en diversos países enfrentará nuevas oportunidades. Para aprovechar estas nuevas oportunidades a tiempo y convertirlas en una verdadera fuerza impulsora para el desarrollo acelerado de la economía digital, es necesario fortalecer la orientación de las políticas y la garantía de los mecanismos.

Como una persona ordinaria que se preocupa y ama profundamente a América Latina en el otro lado del mundo, puedo darme cuenta de que muchos países de América del Sur son países basados en recursos naturales y todavía están en proceso de industrialización. Muchos países son ricos en recursos naturales, pero sus cualidades están relativamente concentradas, por lo que no pueden formar una cadena industrial completa en un distrito o un país, por lo que pueden caer fácilmente en el extraño círculo de «la maldición de recursos». Sin embargo, desde la perspectiva de toda la región latinoamericana, los países tienen grandes diferencias en las reservas naturales, la fuerza laboral fuerte y el enorme potencial de consumo. Si podemos atravesar la cadena de producción y la cadena de consumo de los países nacionales y vecinos y toda la región a través de la nueva generación de TIC, y recopilar, procesar y analizar todos los elementos a través de las TIC, podemos planificar, gestionar y desarrollar mejor la economía regional desde la base de recursos hasta la producción, y convertir la «región esperanzadora» en la «región próspera».

Por supuesto, su significado no se limita en absoluto a esto. Una América Latina próspera puede deshacerse eficazmente de la dependencia externa y emprender el camino del desarrollo económico independiente y dar pleno juego a sus ventajas generales para llevar a cabo una cooperación económica y comercial igual con otras economías importantes del mundo. Esto hará que los países latinoamericanos se deshagan de su posición irrazonable en la división internacional del sistema laboral que ha tenido durante mucho tiempo, y hará que el desarrollo económico sea más fácil de resistir el impacto de las fluctuaciones cíclicas de la economía global.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señaló en un informe en el primer semestre de este año que «esta pandemia dará lugar a cambios duraderos en América Latina. Algunas empresas ya están ajustando su negocio para acelerar el desarrollo de la automatización y la digitalización. Considero esta información como una señal auspiciante, y también estoy muy feliz con su práctica de tener más empresarios y que la orientación del estímulo preferencial del gobierno para la transformación económica se dirija al propio país.

Además, lo que quiero decir es que aunque muchos países de América Latina han publicado su propia política nacional sobre la nueva generación de tecnologías de la información y la comunicación mucho antes de la epidemia, aún necesitan continuar promoviendo la innovación de mecanismos favorables al desarrollo de la economía digital. Promover el desarrollo de la economía digital no solo debe centrarse en el impacto a corto plazo de responder a la embestida de la epidemia, sino también debe ponerse a la altura estratégica para llevar a cabo la orientación de políticas y el diseño de mecanismos con el fin de adaptarse a las tendencias de la transformación y las olas industriales causadas por la nueva ronda de la revolución tecnológica. 

Por un lado, hay que perfeccionar e implementar seriamente las políticas y mecanismos relacionados con el desarrollo de la economía digital previamente lanzadas, y en particular, hay que prestar mucha atención a la promoción acelerada de la formulación y perfeccionamiento de reglas detalladas en apoyo para su implementación.

Por otro lado, es necesario continuar promoviendo la innovación en la supervisión de la economía digital y fortalecer la supervisión durante y después de su uso a través de la realización de modelos innovadores como «supervisión del Internet +» y supervisión diferenciada basada en la credibilidad. Para un campo que carece tanto de experiencia para seguir como de infinitas posibilidades, la innovación de la economía digital requiere un mecanismo de corrección de errores, pero también de tolerancia a las fallas.

Mis hermanas y hermanos peruanos y latinoamericanos,

Curiosamente, la China actual y América Latina están trabajando juntos para hacer frente al COVID-19 completamente desconocido, después nos enfrentaremos a la era igualmente desconocida de la economía digital. Si la primera es disipar la neblina y crear una comunidad de vida y salud, la segunda es dar bienvenida a la comunidad del bien vivir. Estas dos tareas nos hacen sentir que nosotros y las personas de todo el mundo estamos interrelacionados y somos interdependientes. Tenemos que abandonar el debate ideológico, cruzar la trampa del choque de civilizaciones, respetar la ciencia, respetar la ley del desarrollo social, respetar el camino del desarrollo y el modo elegido independientemente por cada país, y lograr una cooperación beneficiosa bajo el concepto de una gran familia.

Me tomo la libertad de ocupar el valioso tiempo de mis compañeros y escucharme, a un chino común y corriente que no tiene antecedentes en economía ni tecnología de la información, para compartir con ustedes mis ideas sobre este tema. Sólo soy un investigador ordinario que se preocupa por América Latina. Por lo tanto, si hay algún error en mi discurso de hoy, espero que mis colegas sean tolerantes y comprendan algunas declaraciones ambiguas de buena fe.

En China, la comunidad de chinos que se preocupan por América Latina es cada vez más grande. Por ejemplo, la División Iberoamericana de la Asociación de Exalumnos Retornados del Extranjero, de la cual soy miembro, tiene más de 500 miembros solo en Beijing. Entre ellos se encuentran ex diplomáticos en América Latina jubilados y empleados que utilizan el español como idioma de trabajo en varios puestos. También hay algunos estudiantes que son licenciados de filología hispánica y están estudiando para obtener otro grado, por ejemplo, derecho, ciencias políticas o periodismo. Somos muy conscientes de que «Si China logra un buen desarrollo, América Latina también, y viceversa». Representamos la amistad entre China y América Latina que ha perdurado durante generaciones ayer, hoy y mañana. Por lo tanto, los tratamos sinceramente como nuestros hermanos y hermanas.

Hoy es un día especial en la hora de Beijing. Hace sesenta años, China estableció relaciones diplomáticas por primera vez con un país latinoamericano, abriendo una era de intercambios integrales entre China y América Latina. Algunos de nosotros asistiremos a una fiesta esta noche para conmemorar solemnemente este gran día. El mes que viene, nuestra División celebrará de nuevo su 25 cumpleaños. Me gustaría presentarles a vuestros hermanos y hermanas chinos en el futuro, a fin de ampliar nuestras vías de comunicación integrales.

Esperamos que se encuentren bien y con salud.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s