DIALOGO CHINA AMERICA LATINA SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS.

La ALDHU, abre este dialogo, emulando la experiencia que impulsó hace treinta años, en Montevideo (Uruguay), cuando convocó al Diálogo Este-Sur sobre Derechos humanos . En aquella oportunidad, la ALDHU logró promover una profunda reflexión: Líderes de ambas regiones, desde sus realidades, avanzaban al establecimiento de regímenes democráticos y al intercambio de experiencias y visiones entre sus protagonistas. El diálogo resultó un aporte para ensanchar la mirada y ampliar las perspectivas de los procesos que se vivían en tan diferentes latitudes.En esta ocasión, queremos acercar el pensamiento y la reflexión de académicos y actores de opinión, de China y América Latina, para enriquecer las perspectivas de ambas regiones en esta sensible materia de los Derechos humanos y damos la bienvenida al profesor Pan Deng quien será el coordinador de este dialogo desde china.


La seguridad nacional y los derechos humanos no son mutuamente excluyentes.


Pan Deng


*Pan Deng es secretario general de la Asociación Nacional de los Estudiantes Retornados de Iberoamérica de China, director ejecutivo del Centro de Derecho de América Latina de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de China, y profesor distinguido del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Suroeste.


Desde el inicio del movimiento anti enmiendas en Hong Kong en junio del año pasado, los manifestantes irrumpieron en la oficina de enlace del gobierno central y en el Consejo Legislativo de la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK), destrozaron propiedades públicas y privadas y bloquearon las principales arterias de comunicación. En consecuencia, el gobierno local no pudo gobernar; la sociedad fue consumida por la ira y la angustia; y el trabajo de los ciudadanos y la vida cotidiana se vieron interrumpidos. 

Dejando a un lado la ausencia de legislación de seguridad nacional, incluso la Ordenanza sobre crímenes existente no pudo disuadir comportamientos violentos. Precisamente porque Hong Kong no tenía armas legales adecuadas en ese entonces fue que el movimiento rápidamente se volvió violento. Las turbas destrozaron edificios, incendiaron tiendas, golpearon a ciudadanos y turistas por las calles; incluso escondieron armas y explosivos en el campus y lanzaron bombas en lugares públicos. La gran mayoría de los residentes de Hong Kong perdió su libertad para ir a la escuela, regresar al  trabajo, comprar y viajar, así como también para no tener miedo.

Los hechos son claros, los violentos alborotadores han socavado el estado de derecho y han pisoteado los derechos humanos. Después de casi un año de tumulto, cada vez más residentes de Hong Kong se dan cuenta de que solo en un entorno socialmente estable y pacífico pueden disfrutar del progreso de los derechos humanos.


Ya en el momento en que el gobierno central decidió promulgar una ley de seguridad nacional para la RAEHK, la ley ha estado disuadiendo a quien se interponga en el camino de salvaguardar la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong y proteger los derechos legítimos de sus residentes.


El mes pasado, los separatistas, los políticos de oposición, los activistas violentos y sus cómplices,  inusualmente, no tomaron más medidas provocativas. Varios activistas subversivos líderes en Hong Kong o bien anunciaron su retirada de la arena política o intentaron abandonar la ciudad, o afirmaron apoyar la nueva ley. Estas son señales de que la sociedad de Hong Kong está volviendo a la normalidad.


Hoy, cuando algunas personas intentan el truco pasado de reclamar que la ley de seguridad nacional para Hong Kong socava los derechos humanos, menos personas lo compran.


Una ley que respeta y protege los derechos humanos 


Quienes juegan la carta de los derechos humanos para castigar la ley de seguridad nacional de Hong Kong tal vez ni siquiera han leído sus disposiciones. «Respetar y proteger los derechos humanos»; es una característica intrínseca de esta ley. El artículo 4 de la ley establece claramente:»Se respetarán y protegerán los derechos humanos para salvaguardar la seguridad nacional en la Región Administrativa Especial de Hong Kong. Los derechos y libertades, incluidas las libertades de expresión, de prensa, de publicación, de asociación, de reunión y de manifestación, que los residentes de la Región disfrutan de conformidad con la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y las disposiciones del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, tal como se aplica a Hong Kong, estarán protegidos de conformidad con la ley».


Los principios internacionalmente aceptados del estado de derecho que protegen los derechos humanos, que incluyen el no castigo sin ley, la presunción de inocencia, la protección contra el doble enjuiciamiento por la misma causa y la protección del derecho al acceso a litigios y a un juicio justo, también están consagrados en esta ley.

Como todos sabemos, los delitos contra la seguridad nacional son especiales, complejos, reservados y más sensibles que los delitos penales comunes. Solicitar los ordenes o autos judiciales (“writs” en inglés) de la corte paso a paso y tomar las acciones correspondientes con total transparencia puede no ser útil para prevenir las posibles consecuencias u obtener la evidencia necesaria.

Por lo tanto, esta ley estipula que, en circunstancias específicas, los agentes de policía con ciertas calificaciones y autorización pueden realizar registros, congelar propiedades, restringir salidas y llevar a cabo vigilancia sin orden judicial. Esto está en línea con el sistema legal existente de la RAEHK y es consistente con las regulaciones relevantes del sistema legal angloamericano en países como los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia. De hecho, el umbral para tales circunstancias específicas establecido por la ley de seguridad nacional para Hong Kong es aún mayor.


Aun así, el 6 de julio, el equipo designado para supervisar la seguridad nacional de la RAEHK formuló las Reglas de Implementación para la implementación y supervisión de las medidas anteriores y publicó los Principios y Directrices Operativas para guiar las operaciones. Esto no solo hace que la aplicación de la ley por parte de la policía esté basada en normas, sino que también levanta las dudas de los miembros de la sociedad. Asegura a los residentes locales que los derechos humanos estarán protegidos cuando se cometan delitos.


Seguridad nacional y derechos humanos: se debe buscar un equilibrio, no una elección a tomar


Aunque la seguridad nacional es un tema perenne que surgió con la aparición de los países modernos, en realidad no se convirtió en una parte importante de la gobernanza nacional hasta el incidente del 11 de septiembre. Después de eso, la defensa de la seguridad nacional de los Estados Unidos ha ido más allá del debate tradicional sobre los límites de los derechos humanos. En las leyes que siguieron, los derechos civiles existentes estaban sujetos a los compromisos necesarios durante las operaciones de las agencias de inteligencia y las fuerzas del orden. En la cooperación transnacional y la gobernanza internacional lideradas por los EE. UU., contra las amenazas de seguridad no tradicionales, esta práctica se ha reconocido cada vez más y se está convirtiendo en una norma internacional.

Los derechos humanos y la seguridad nacional son los valores centrales que deben estar protegidos por la ley, y todos los países deben considerarlos como principios constitucionales. Pero en la práctica, los dos inevitablemente chocan entre sí, y favorecer ciegamente un principio sobre el otro solo hará fallar a ambos. El caos en Hong Kong en el último año sirve como una dolorosa lección.Por lo tanto, esto requiere que el legislador equilibre los dos propósitos y establezca límites sobre el compromiso necesario de los derechos humanos basado en el principio de proporcionalidad. Desde la autorización y la legislación a nivel del gobierno central hasta la elaboración e implementación de  normas detalladas a nivel de Región Administrativa Especial RAE, cada paso de la legislación de seguridad nacional tiene como objetivo lograr ese equilibrio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s